El Índice de Paz México 2015, dado a conocer a mediados de este año por el Instituto para la Economía y la Paz, señala a Hidalgo como el estado más pacífico del país, por los bajos índices de homicidios, delitos violentos o relacionados con delincuencia organizada, entre otros indicadores. Tulancingo y Pachuca aparecen como la segunda y quinta zonas metropolitanas más seguras.

El estudio presenta un Índice de Paz Positiva, que nos dice  cómo contar con “pilares para la paz duradera”. Encontró que al ciudadano no le interesan los resultados de las medidas de combate a la corrupción, ni que en lo general, haya buenas relaciones vecinales. Sin embargo, considera que el gobierno está obligado a mejorar su desempeño, debido a la desconfianza entre ciudadanos y agentes de autoridad (policías y juzgadores).

Recientemente, el INEGI a través de su Encuesta sobre Victimización y Percepción de la Seguridad Pública, en su versión 2015, ha establecido que el 90% de los delitos cometidos en Hidalgo, no se denuncian. Si a esto agregamos factores como la desvinculación, la fragmentación y la dispersión de las políticas y esfuerzos gubernamentales, estamos en un escenario en el cual el disfrute de los derechos puede verse comprometido, y la eficacia de la actividad gubernamental, disminuida por una duplicidad de esfuerzos y sobregasto de recursos, sin sentido.

En el Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo, estamos convencidos de que la gestión pública, debe considerar la corresponsabilidad ciudadana con la actividad gubernamental. Buscamos que la inteligencia social quede inserta en las políticas públicas. Que las instituciones gubernamentales, tengan mecanismos de comunicación eficientes y próximos a la sociedad. Que se promuevan mecanismos para fortalecer la coordinación interinstitucional y la participación y colaboración ciudadana, enfocados a recuperar la confianza en las instituciones, al amparo de la legalidad y del respeto a los derechos humanos.

En esa virtud, nuestro Consejo Regional en Zacualtipán inició un proceso de concertación con la finalidad de integrar a la ciudadanía; a las instituciones de los tres órdenes de gobierno en materia de seguridad pública; a organismos autónomos; a la academia y al sector productivo, a sumar sus voluntades en torno de un Acuerdo por la Seguridad.

Mucho nos complace haber contado con la voluntad de los actores institucionales y comunitarios que suscriben este Acuerdo, que responde a nuestra estrategia de fomentar la organización y funcionamiento de estructuras institucionales, comunitarias y vecinales, para la creación de Observatorios Ciudadanos, que en este caso será el custodio de los compromisos del Acuerdo y el mecanismo de interlocución abierta entre los ciudadanos y las instituciones en Zacualtipán, para brindar un entorno de seguridad ciudadana, basado en la prevención.

Para los efectos operativos  del Acuerdo, ponemos a disposición de la ciudadanía una poderosa herramienta que nos servirá para aportar material de trabajo cuantitativo y cualitativo a este Observatorio que se crea, la plataforma A la Vista, Observatorio Ciudadano de Seguridad del Estado de Hidalgo (www.alavista.org.mx). Los invitamos a que visiten y conozcan el sitio para tener información de calidad en materia de seguridad, en la entidad y a que se suscriban al boletín.  

Existe un fascinante y amplio camino por recorrer. Invitamos a aquellas personas, e instituciones públicas o privadas, que estuvieran interesadas en sumarse al Acuerdo, a que lo manifiesten y aporten sus compromisos de trabajar por Zacualtipán. Nuestra siguiente meta será consolidarlo y extenderlo a un nivel regional, con miras a integrarlo al resto del Estado de Hidalgo.

Con este Acuerdo refrendamos nuestros compromisos de seguir impulsando la cultura de la colaboración, de la participación ciudadana, de la legalidad y la denuncia, de la prevención del delito y las adicciones, de la atención a las víctimas del delito de trata y tráfico de persona, así como a las acciones de la restauración comunitaria y vecinal, con el fin de mejorar las condiciones de vida de las y los hidalguenses.

Esteban Ángeles Cerón

Presidente